Ahora

Compartir

Susana Cisneros: “La muerte se huele cuando hay una situación de violencia”

El viernes 9 de junio, Rosa Entel, Adriana García y Susana Cisneros presentaron el libro Violencia de Género, Miradas e Intervenciones desde la Diversidad Disciplinar en Casa Abierta Néstor Kirchner, dando el pie inicial para un gran debate en torno a la violencia de género.
  • 11 junio, 2017
DSC_0159

El viernes a la tarde, dentro del espacio de Casa Abierta y Biblioteca Néstor Kirchner, se realizó la presentación del libro Violencia de Género, Miradas e Intervenciones desde la Diversidad Disciplinar. Rosa Entel, Susana Cisneros y Adriana García, tres de las autoras, explicaron que el libro se formó a partir de la experiencia que todos los autores tuvieron a través del grupo Des-Pegar Vínculos Sin Violencia con mujeres que estuvieron en situación de violencia.

Cerca de las 19 horas, mientras los invitados se acomodaban, el murmullo del lugar se fue apagando al escuchar las palabras de Eduardo Galeano, reproducidas por los parlantes y pantalla del lugar:

“Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos tiene la valentía de confesar ‘la maté por miedo’, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo.”

La respuesta inmediata, tanto del público como de las autoras, fue aplaudir, dando paso también al inicio de la presentación. Cecilia Bignasco, quien actuó como coordinadora del evento, abrió la presentación repudiando a la privación ilegítima de la libertad de Milagro Sala y todos los presos políticos de la Tupac Amarú, y repudiando también los escritos machistas que encontró la Senadora del bloque del FpV-PJ bonaerense, Mónica Macha, en su banca de la Legislatura Bonaerense.

Cecilia presentó primero a Rosa Entel, que además de escribir tres capítulos también fue la coordinadora del libro. Rosa Entel es una de las fundadoras del grupo Des-Pegar Vínculos Sin Violencia, y habló de la trayectoria de ese espacio, que trabaja la violencia de género desde diferentes disciplinar, creando también grupos de ayuda mutua para las mujeres en situación de violencia. Y aclaró que ella elige definirlo como “en situación de violencia” porque “considero que no son situaciones irremediables, se puede lograr salir”.

Este pasó de reconocerse como mujer en situación de violencia y los posteriores hasta lograr salir de esta situación, son los momentos en los que intervienen desde el grupo Des-Pegar, para darles herramientas y contención.

Rosa habló brevemente de sus tres capítulos en el libro, y de los otros autores que no pudieron estar presentes, entre los que se incluyó el capítulo de Mario Payarola y la importancia de incorporar la mirada de la masculinidad cuando se habla de violencia de género.

Después llegó el turno de Adriana García, que además de su trayectoria académica y laboral, se presentó como una feminista abolicionista, ya que su capítulo hablaba de la Trata de personas y la prostitución. Adriana dejó muy clara su posición cuando dijo que “el patriarcado ha puesto a las mujeres en dos lugares: el de madre-esposa y en la figura de la diversión (para el hombre)”, y encuadró a la prostitución y la explotación sexual dentro de esta figura de goce masculino, utilizando otro cuerpo sólo para el propio placer.

También tuvo fuertes críticas hacia la cultura heteronormativa y patriarcal que domina socialmente, expresando que “tenemos una cultura de la violación, una cultura terrorista de la sexualidad”, criticando también la facilidad que existe hoy en día para acceder a páginas pornográficas. Además, añadió que las personas que evitan tomar una postura frente a la violencia de género, indirectamente la están avalando. “Cuando decimos que no tenemos una postura frente a una situación de opresión, en realidad estamos del lado del opresor” fueron sus palabras.

Por último, tomó la palabra la abogada Susana Cisneros, quien habló de su experiencia recibiendo casos de violencia para presentarlo en los juzgados. “Siempre nos queda la sensación de que va a ser la última vez que veamos a esa mujer, porque puede ser víctima de una violencia fatal” explicó Susana, quien habló de la dificultad de expresar en documentos el riesgo que puede correr esa mujer, para que el juez pueda entender que si no se actúa, puede terminar en un feminicidio.

 

 

También dijo que “la muerte se huele cuando hay una situación de violencia”, haciendo referencia a la sensación de desesperación que siente, desde su trabajo, cuando cree que la vida de alguna de las mujeres con las que trabaja está en peligro.

Reflexionando sobre las actuales leyes argentinas, expresó que “nuestro país, desde hace algunos años, tiene un gran paraguas normativo de protección, que dice cuales van a ser las prevenciones. Pero hay un divorcio entre la norma y la realidad” y uno de los grandes problemas, además de la falta de implementación de políticas públicas y presupuesto para llevar adelante esas políticas de prevención, otro problema es el desconocimiento. “La mayoría de las mujeres que asesoro, desconoce que son sujetas de derecho” expresó, dando varios ejemplos específicos.

Pero la presentación no terminó con el cierre del libro, sino que fue el pie para un debate abierto que se dio entre todos los presentes, exponiendo dudas, dando ejemplos de situaciones concretas y con gran participación de los varones del público. Incluso, la primer persona en iniciar el debate fue un varón.

En medio de esta charla de cierre, que se dio en un ida y vuelta entre todos los presentes, se abordaron las temáticas de las mujeres que tienen perspectivas machistas, la construcción que hacen los medios y las publicidades de las mujeres y hombres, la lucha exitosa por encontrar con vida a Lorena Gamarra, la lucha general del feminismo, las formas en que los hombres pueden también formar parte de esta lucha, la preocupación por no formar hijos e hijas machistas, entre otros temas que fueron apareciendo, siempre vinculados la violencia de género.

 

Escrito por Gabriela Corral

Dejá un comentario