Ahora

Compartir

Rosa Entel: no todo pasa por “los golpes sino por la violencia implícita, simbólica”

En el programa "Casa Abierta y sus Voces" habló la Trabajadora social, psicóloga y docente, quien coordinara la presentación del libro Violencia de Genero “Miradas e intervenciones desde la diversidad disciplinar” en Casa Abierta y Biblioteca Néstor Kirchner.
  • 9 junio, 2017

El día viernes 9 de junio a las 18 hs. van a estar presentando el libro en Casa Abierta (Montevideo y 166). Rosa Entel dijo: “Tengo una larga trayectoria en este tema que es un verdadero problema social grave. Comencé a trabajar y un poco tiene que ver por qué a veces ponemos el problema afuera de nosotras mismas, y acá estamos involucrados absolutamente todos. Las mujeres desde un lugar de subordinación y los varones también, por las exigencias del patriarcado”.

“Trabajamos durante muchos años en distintos lugares, fui trabajadora social en distintas áreas. Comencé en el año 1985 con un servicio que se llamaba “un proyecto a la mujer golpeada”, en ese entonces al poco tiempo fue la muerte de Alicia Muñiz y eso género en las mujeres como verse en el espejo y empezaron a venir al lugar”, agregó la psicóloga y docente que luego prosiguió: no todo pasa por “los golpes sino por la violencia implícita, simbólica y todos los atravesamientos posibles”.

El primer libro del cual Rosa habló se llama “Mujeres en situación de violencia familiar” (2002): “En ese entonces estaba muy en boga”. En este 2017 la sociedad queda consternada al saber que una mujer muere, pero tiempo atrás era como un descubrimiento el hablar de una mujer golpeada.

En el programa “Casa Abierta y sus Voces” luego de enfatizar con el libro, Entel dijo: “Luego de la dictadura comenzó a realizarse charlas sobre estos temas”. El libro “Mujeres en situación de violencia familiar” habla de una instancia de reflexión y análisis sobre aquellos temas que, por estar impregnados de mitos y prejuicios sexistas, no fueron revisados, ni puestos en cuestión, sino que se vivieron desde una “familiaridad acrítica”, de manera naturalizada. Estos invisibles sociales y naturalizaciones, signaron los procesos de socialización, y han condicionado por lo tanto nuestras formas de vivir. La familia tradicional, como grupo humano mistificado, sacralizado, en pos de una unidad monolítica a ultranza, amerita una profunda reflexión en cuanto a la calidad de los vínculos , ya que estos se encuentran frecuentemente atravesados por relaciones de poder , autoritarias, que implican graves riesgos psicofísicos para aquellos de sus miembros “vulnerabilizados”, victimizados, como las mujeres y los niños.

Escucha nota:

 

Dejá un comentario