Ahora

Compartir

MOUSSAKA GRIEGA

La columna culinaria de Stella Loholaberry. EL plato lleva tomate frito aromatizado con tomillo, romero, ajo, sal y pimienta.
  • 5 julio, 2017
moussa

Escucha la nota a Stella Loholaberry:

 

Tomate frito aromatizado con tomillo, romero, ajo, sal y pimienta.

Salsa Bechamel espesa
2 berenjenas
500 gramos de carne picada (lo ideal, de cordero, pero puede ser vacuno)
2 papas
1 cebolla
1 diente de ajo
Queso parmesano rallado y pan rallado
El tomate frito:
Lo primero que vamos a hacer es ponernos a freír los tomates, tomate frito casero.
Condimentar solamente con sal y azúcar, vamos a añadir hierbas aromáticas, (Una ramita de romero y otra de tomillo), un poco de ajo picado y un poco de pimienta negra recién molida.

Freiremos los tomates y cuando estén listos, retiramos el romero y el tomillo y pasamos por el pasapurés, obteniendo como un puré de tomates bien aromático.

La salsa blanca o salsa Bechamel:
Para hacer la bechamel, disolvemos en dos cucharadas de aceite unos 50 g de manteca, y una vez disuelta, le añadimos dos cucharadas de harina, mezclando muy bien para que no se hagan grumos, añadimos poco a poco, sin parar de remover, entre 3/4 y un litro de leche entera, a chorritos, formando una crema más o menos espesa.
Al terminar, rectificar de sal y pimienta y añadir un poco de nuez moscada. Una vez hechos esos dos preparados básicos

Las papas
No es muy frecuente encontrar papas entre los ingredientes en las recetas de Moussaka, pero le dan el toque más auténtico y encajan estupendamente con el resto de los ingredientes, haciendo un plato Reservamos.

Las berenjenas
Comenzamos cortando las berenjenas en rodajas longitudinales de aproximadamente medio centímetro de grosor, y las dejamos sobre un papel absorbente de cocina, con un poco de sal. Así, en unos 30 minutos, las berenjenas sueltan su agua y ya no amargarán nuestra receta. Una vez las tenemos listas, las freímos ligeramente en aceite caliente y las reservamos quitándoles el exceso de aceite en otro papel de cocina. Reservamos.

La carne picada
Freímos una cebolla muy picadita, con un ajo también en trozos bien pequeños, y la carne picada. En la receta original, se debe usar carne de cordero, podéis pedir en la carnicería que os piquen una pata de cordero, (mejor ternasco, no hace falta gastarse el dinero en lechal para esta receta. Además tendrá un sabor más intenso).

Si lo prefieren también se puede hacer, y queda estupendamente, con carne picada de ternera
Una vez tengáis la carne y la cebolla bien cocinadas, añadimos medio vaso de vino blanco, le añadimos seis o siete cucharadas del tomate frito y dejamos cocinar unos minutos, mientras mezclamos bien.

Si les gusta, pueden añadir una o dos hojas de menta muy picadas y un poco de canela moviendo hasta integrarlos bien. Rectificar de sal y pimienta y reservar para el montaje del plato.

El montaje de la Moussaka griega

En la parte de abajo de una fuente apta para horno, que enmantecar para poder desmoldar bien después, colocamos una capa de papas que tape el fondo. Sobre ella, colocamos unas berenjenas cubriendo totalmente las patatas.

Ahora una capa de carne picada.

Sobre la carne otra vez ponemos una capa de berenjenas, y otra de carne. Finalmente, cubrimos todo con la salsa bechamel. En resumen, empezando por abajo, patatas, berenjenas, carne, berenjenas, carne, bechamel. Y lo llevamos al horno. Temperatura 170º durante 12 minutos.

Luego cubrimos con queso rallado mezclado con pan rallado y lo gratinamos durante otro par de minutos, y a comer.

Dejá un comentario