Ahora

Compartir

Martín Granovsky: “hay un avance en el cercenamiento de derechos”

El periodista Martín Granovsky visitó Berisso y dio una charla en Casa Abierta y Biblioteca Popular "Néstor Kirchner", donde analizó a los gobiernos neoliberales de América Latina, el retroceso en materia de derechos que se intenta instalar y el problema de las tierras ancestrales de fondo al caso de Santiago Maldonado.
  • 7 octubre, 2017
Nota 7

Martín Ganovsky llegó a Berisso a eso de las 5 de la tarde del viernes 6 de octubre, y a pesar de haber estado en la ciudad varias veces, decidió conocerla un poco más, por lo que visitó el Monumento a los Desaparecidos, la Carpa del Inmigrante, el kilómetro 0, recorrió Avenida Montevideo, y terminó viendo el anochecer en el río.

Después de esto, llegó a Casa Abierta y Biblioteca Popular Néstor Kirchner, acompañado de Jorge Drkos, alrededor de las 7 y media de la tarde. En el espacio de Casa Abierta se encontraban, dentro del público, el concejal Darío González, la concejala Adriana González, el presidente del Partido Justicialista en Berisso, Oscar “Didi” Colombo y Miriam Pelusa Larrañaga.

La presentación la hizo Jorge Drkos, de manera breve, para dar lugar a la charla del periodista de Página 12, y ex director de Telam, Martín Granovsky.

Martín empezó recordando el momento más conocido de la historia de Berisso, mediante la mención de María Roldan y la marcha de la Lealtad Peronista del 45 y bajo la frase “sin esta ciudad, el siglo XX hubiera sido distinto“. Contó que cuando quiere hacer algún regalo significativo, regala el libro Doña María, historia de vida, memoria e identidad política, del autor Daniel James. Probablemente realizó esta mención sin saber que entre el público se encontraba Eduardo Manso, nieto de María Roldan.

Después, recordó su relación con el ex presidente Néstor Kirchner, cuando le pidió que dirigiera Telam, y explicando que “no era un tipo que quisiera pasar a la historia por sus frases, sino por su laburo, un señor concreto, con voluntad, con ganas y pasión“.

A través del recuerdo de las políticas activas de Néstor Kirchner en torno a la integración latinoamericana, explicó que “los nacionalismos latinoamericanos en general son defensivos, no ofensivos, no son belicistas“, sino que consideran que la unidad nacional va primero, y que tienen siempre en cuenta la viabilidad nacional en un contexto de integración, y puso como ejemplo la relación entre los ex mandatarios latinoamericanistas Néstor, Chávez y Lula.

A partir de esto, empezó a analizar la situación actual de Latinoamerica, parafraseando a Marco Aurelio García, quien fue Consejero Internacional de Lula Da Silva y de Dilma Rousseff, avisando que no hay que pensar simplemente que volvió el neoliberalismo o que es otra década de los noventa.

Lo distinto es el proyecto, es que esta gente (a nivel regional) tiene la idea ya no solamente del neoliberalismo sino del neoliberalismo sostenido en el tiempo. No es sólo desarmar lo que hicimos, sino un rearmado permanente“,  agregando que viene “con instrumento, instituciones, leyes, valores cultural políticos, con el quite de formas concretas y simbólicas de la solidaridad y el individualismo, de liquidar la capacidad de negociación colectiva y lo colectivo en general.

Y que esto incluye un recorte en el gasto público y además, “la principal herramienta para liquidar la capacidad de negociación es la desocupación“, y esto se puede apreciar tanto en las políticas implementadas por el gobierno de Michel Temer, como de Mauricio Macri.

Pero también, para liquidar la capacidad de negociación colectiva, están implementando una serie de formas de quitar poder a los sindicatos y el poder de negociación de los mismos: “cuando se quitan aportes, se quita poder a los sindicatos“. Y agregó que “el objetivo es quitarle a los sindicatos todo poder, poder de negociación“. Explicó que esto se complementa con la tendencia al arreglo individual, arreglo por empresa o arreglo por rama. Por lo que expresó que para estos gobiernos, “lo ideal es que el convenio colectivo desaparezca o sea subsidiario“.

Por lo tanto, se arribó a la conclusión de que el objetivo central de estos gobiernos es “retrotraer, analizando que “hay una tendencia a la regresividad en el disfrute de derechos, en el planteo de derechos -sociales, políticos, económicos, culturales- y entonces en la exigibilidad de derechos, porque resulta que si el Estado da derechos, esos derechos pasan a ser exigibles por el pueblo“.

Por lo que  planteó que “hay un avance en el cercenamiento de derechos“.

Martín Granovsky tocó el tema de la Corte Suprema de Justicia de la Nación fallando a favor del 2×1 a genocidas, rompiendo con la tradición democrática de condena a los crímenes de Lesa Humanidad, dijo “a veces tengo la sensación, cuando escucho a Macri y cuando veo las medidas, de estar antes del ¡Nunca Más!” Recordando que el ¡Nunca Más! no es un tratado sobre la teoría de los dos demonios, sino que es la radiografía encargada por el Estado sobre el terrorismo de Estado.

Parafraseó a Horacio Verbitsky, diciendo que “esto no es la dictadura porque acá hay sindicatos -más o menos combativos, pero existen-, partidos políticos, movimientos sociales, organizaciones no gubernamentales, movimientos de derechos humanos, un congreso funcionando, dirigentes políticos por lo menos con capacidad de pelea, masas que se movilizan en la calle“.

Y cerró la charla explicando que detrás del caso de Santiago Maldonado, hay una lucha de tierras, que tiene más que ver con terminar el relevamiento de tierras que plantea la  Ley de Tierras 26.160, que frenar los desalojos, por lo tanto evita la violencia. Y ayuda a las comunidades aborígenes a “ganar tiempo para una mayor capacidad de negociación”

Antes, se discutía por la tierra, pero lo que hoy está en juego es “las tres hectáreas donde hay un pozo petrolero, el salitre donde hay litio, uranio, oro, la posibilidad de un gran emprendimiento hotelero internacional“. Lo que se discute es la cuestión económica que gira en torno a esas tierras.

Resaltando que incluso con todos los medios hegemónicos de parte del gobierno, no lograron invisibilizar la desaparición de Santiago Maldonado, de que el peligro para la Argentina es la secesión de la Patagonia por parte de los Mapuches, incluso habiendo sectores que apoyan esto, “no lograron que sea mayoritario“.

Y cerró la charla explicando que “esto no cuajó y no logra cuajar. Me parece que hay, en ese sentido, señales de alerta, para la Argentina y para toda América Latina. Pero donde no logran hacer pie con la facilidad con la que a veces nosotros mismos creemos“.

Y frente a este cierre, comenzó un debate con el público, donde se compartieron ideas, dudas y posiciones respecto a los qué y los cómo hacer para frenar este cercenamiento de derechos constantes que se plantea por parte de los nuevos gobiernos neoliberales, tanto en Argentina como en el resto de América Latina.

 

Escuchá la charla completa:

 

Dejá un comentario